El Salón Patek Philippe de Ginebra

Podríamos decir que el Salón de Ginebra es el primero de todos. Cuando en 1853, debido a su enorme crecimiento, Patek Philippe necesitó un local más grande, se mudó a un edificio de dos pisos en la rue du Rhône.

Aquí, la manufactura inició un acuerdo de 15 años que ha durado más de 160, ya que el edificio se ha convertido en una parte importante e histórica de la ciudad.

En la actualidad, Patek Philippe pone a disposición de sus clientes la sede donde históricamente ha producido sus relojes. El inmueble, al que se conoce simplemente como “el Salón", se considera una especie de hogar espiritual.

En el siglo XIX, la manufactura ocupó todos los pisos del edificio; cuando lo adquirió, en 1891, decidió renovarlo. Para ello, la empresa contrató al renombrado arquitecto Jacques-Elisée Goss, quien renovó y modernizó el inmueble, convirtiéndolo en un hermoso edificio clásico totalmente remozado.

Las innovaciones realizadas en el interior son, con toda probabilidad, las que realmente demuestran la radical hazaña del arquitecto Goss. Como pionero del naciente movimiento modernista, equipó el sótano del edificio con generadores de energía eléctrica –una auténtica revolución técnica en aquella época–, los cuales proporcionaban luz eléctrica a todas las habitaciones y energía para para el funcionamiento de las herramientas y la maquinaria.

El diseño de Gossmejoró considerablemente las condiciones de trabajo; ningún otro taller se podía comparar al de Patek Philippe, en particular en términos de higiene o recursos técnicos para mejorar la calidad del trabajo de los empleados. La innovación más destacada, sin embargo, fue la instalación de un sistema de calefacción central en el sótano, que calentaba todo el edificio y permitía la regulación independiente de cada estancia, lo que permitía disfrutar de una temperatura ideal, un lujo prácticamente inconcebible en aquella época.

Entre 2004 y 2006 se llevó a cabo una última restructuración, cuando Philippe Stern decidió, entre otras cosas, que al entrar en la planta baja del Salón los visitantes pudieran admirar en unas vitrinas la colección completa de los relojes Patek Philippe en todo su esplendor. Al fin y al cabo, durante muchos años este edificio reunió en sus distintas plantas las habilidades y los oficios necesarios para crear esos minúsculos universos que hacen tictac. La estructura misma está impregnada de amor y conocimiento de la artesanía relojera.

Al entrar en el Salón estilo belle époque, con su amplísimo espacio y techos de doble altura, el visitante se deleita con una encantadora visión. Las paredes están cubiertas con una relajante madera oscura decorada con piel de Córdoba en la parte frontal.

El Salón histórico está iluminado con una majestuosa araña de la maison Baguès, la célebre empresa parisina cuyas obras se pueden admirar en Versalles o en el Ritz de Londres. Para la sala de exposiciones moderna, Baguès ha creado una nueva araña en cascada que difunde su resplandeciente brillo en una pared de alabastro. Dos cajas fuertes antiguas de la maison Tiffany, compradas cuando la compañía dejó Ginebra en 1876, aportan un encanto de época a este elegante salón.

Los Salones son, ante todo, lugares tranquilos que dan la bienvenida al cliente y le invitan a quedarse y disfrutar de una experiencia única.

Dirección

Salones Patek Philippe

41, rue du Rhône, 1204 Ginebra, Suiza.

Direcciones (vía GoogleMap)

Horario de atención:
De lunes a viernes: de 10:00 a 18:30
Sábado: de 10:00 a 18:00

Días festivos:

Viernes 10 de abril, Lunes 13 de abril, Jueves 21 de mayo, Lunes 1° de junio, Sábado 1° de agosto, Jueves 10 de septiembre, Viernes 25 de diciembre, Sábado 26 de diciembre, Viernes 1° de enero de 2021, Sábado 2 de enero de 2021.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y asegurarnos de que le ofrecemos, mediante el análisis de sus hábitos de navegación tal como se describe en nuestra política de cookies, la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta su uso.

OK