Etapas del mantenimiento

Autentificación en los archivos históricos

Cada reloj que se confía a Patek Philippe, ya sea para un servicio o para una reparación, se verifica en los archivos históricos de la manufactura. Estos “libros de establecimiento” son parte del legado de Patek Philippe. En ellos están registrados todos los relojes producidos por la manufactura desde 1839. El número de serie de cada reloj recibido se inscribe con el fin de asegurar su seguimiento a lo largo de toda su vida.

El presupuesto

El precio del servicio varía en función del nivel de complejidad del reloj y de su estado general. Para los relojes de la colección actual, la manufactura puede elaborar un presupuesto dentro de los cinco días útiles posteriores a la recepción del reloj.

Un mantenimiento completo requiere de un gran número de operaciones y de la aplicación de múltiples competencias por parte de nuestros especialistas. Por ello, en función del tipo de movimiento, la manufactura puede tardar de seis a doce semanas en elaborar un presupuesto. En el caso de una restauración, los plazos pueden ser más largos.

Movimiento

Un relojero necesita entre una y dos horas para desmontar las 150 piezas o más de un reloj simple (sin complicaciones). Los problemas se identifican durante esta operación.

Una vez desmontados, los componentes se lavan con el fin de eliminar las partículas microscópicas y los eventuales residuos de lubricante.

Caja y brazalete

El ciclo de limpieza de la caja y del brazalete metálico se realiza sistemáticamente, ya que permite eliminar todos los residuos. Esta operación es indispensable en caso de pulido para evitar marcas en la materia durante la operación.

El pulido se efectúa únicamente a petición del cliente. Puede ser ligero o necesitar una intervención en varias fases y mediante técnicas distintas.

El pulido tradicional se realiza a mano y requiere una técnica denominada “al vuelo”, cuyo dominio necesita una gran experiencia, un excelente tacto y reflejos rápidos.

Entre las otras técnicas podemos citar: el satinado, la soldadura con láser o el pulido diamantado, que da un acabado espejo al objeto.

Cabe señalar que a lo largo de la vida de un reloj solo se puede efectuar un número limitado de pulidos.

Ensamblado

Al terminar las intervenciones en la caja se efectúa un control final. Además, en los relojes herméticos también se efectúa un control de hermeticidad.

Por su parte, el relojero procede al ensamblado del movimiento en un entorno limpio y sin polvo. El ensamblado de los componentes se debe realizar en una secuencia perfectamente definida para cada modelo, e incluye varias etapas y la lubricación de componentes específicos. Los ajustes se llevan a cabo durante y después del ensamblado para asegurar un funcionamiento y una precisión acordes con las especificaciones.

Seguidamente se colocan la esfera y las agujas, y por último se pone el movimiento en caja. Esta se cierra tras eliminar hasta la más mínima partícula de humedad. Se realizan un control de marcha y un control completo de todas las funciones.

Control final

Esta fase final consiste en someter el reloj a un examen de calidad que incluye controles técnicos y estéticos. Este proceso puede durar hasta 14 días.

Tipos de mantenimiento:

Rápido:

El mantenimiento rápido es una intervención efectuada por un centro de servicio autorizado o por un punto de venta Quick Service. Se trata esencialmente de cambiar la pila, realizar un control de hermeticidad, cambiar la pulsera de piel, alargar o acortar un brazalete metálico y poner en hora modelos simples y complicados.

Parcial:

- El mantenimiento parcial incluye cualquier otra intervención que no precise del desmontaje completo del movimiento.

Incluye:

- Para el movimiento: desmontaje completo, control de todos los componentes, reemplazo de las piezas desgastadas, limpieza, montaje, lubricación, ajustes, ajuste de la esfera/de las agujas y controles completos.

- Para la caja (y el brazalete): lavado, reemplazo de todas las juntas de la caja y control de hermeticidad al aire y al agua (para los modelos herméticos). En caso de necesidad, incluye también la realización de reparaciones y el pulido de acuerdo a las órdenes del cliente.

El proceso y las etapas de mantenimiento o de reparación respetan los mismos criterios de control de calidad que se aplican en el momento de la fabricación del reloj.

Los servicios de mantenimiento Patek Philippe están garantizados durante dos años en toda la red de centros autorizados. Toda intervención efectuada por un centro no autorizado anula la garantía Patek Philippe.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y asegurarnos de que le ofrecemos, mediante el análisis de sus hábitos de navegación tal como se describe en nuestra política de cookies, la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta su uso.

OK