El ciclo de vida de un reloj Patek Philippe empieza en el momento de su desarrollo y continúa a lo largo de las generaciones, durante toda la existencia del producto.

Tanto si su reloj necesita una revisión, una reparación o una restauración, lo importante es efectuar un mantenimiento regular con el fin de garantizar su longevidad. Solo los centros de servicio autorizados por Patek Philippe tienen la capacidad de garantizar el respeto de los criterios de calidad más rigurosos.

A continuación detallamos una serie de recomendaciones sobre el uso y el mantenimiento de su reloj:
Importancia del mantenimiento

- Los relojes de cuarzo y los relojes mecánicos de cuerda manual o automáticos se deben revisar cada cinco años. No obstante, como las baterías solo duran de dos a tres años, estas se deben reemplazar en un intervalo de tiempo más corto, una labor que debe llevar a cabo un Centro de servicio autorizado o un detallista Quick Service.

- De preferencia, un reloj de cuerda manual se debe armar cada mañana. Esto permite optimizar el funcionamiento del movimiento durante el día y disminuir la sensibilidad a los golpes y a los cambios de posición.

- Los movimientos de cuerda automática disponen de una reserva de marcha que oscila entre 38 y 48 horas (excepto los modelos especiales). Si un reloj no se utiliza o se para, se recomienda girar manualmente la corona hasta que vuelva a funcionar por sí solo.

- La hermeticidad de un reloj se garantiza mediante las juntas que lo preservan de la humedad y del polvo. Se recomienda efectuar cada año un control de hermeticidad en un centro autorizado o en un detallista Quick Service. Esta operación solo tarda unos minutos.

- Los brazaletes de piel pueden envejecer prematuramente si están en contacto con el agua o cuando se exponen a un exceso de luz. Además, se recomienda retirar el reloj de la muñeca durante la noche para permitir que el cuero respire. Le rogamos que tenga en cuenta que los brazaletes de piel no están cubiertos por la garantía.

Importancia del mantenimiento
Para proteger las propiedades de su reloj a largo plazo, le aconsejamos que:
  • Lea atentamente las instrucciones de uso y siga las recomendaciones de mantenimiento,
  • Se asegure de que el brazalete metálico está ajustado a la medida correcta para que se ciña perfectamente a su muñeca y así evitar un desgaste prematuro.
  • No lleve una joya en la misma muñeca que el reloj.
  • No someta su reloj a cambios extremos de temperatura.
  • No lleve su reloj si practica actividades que puedan generar vibraciones intensas y prolongadas.
  • Evite los golpes.
  • Procure no exponer un reloj mecánico a campos magnéticos, ya que pueden perturbar su regulación e incluso provocar su parada.
  • Se asegure de que la corona de puesta en hora y los pulsadores están en su lugar y bien atornillados después de cada manipulación.
  • No utilice los mandos de las funciones (pulsadores, correctores, corona de puesta en hora) bajo el agua o cuando el reloj aún está húmedo.
  • Enjuague el reloj con agua clara inmediatamente después de haberlo utilizado en el mar o en la piscina.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y asegurarnos de que le ofrecemos, mediante el análisis de sus hábitos de navegación tal como se describe en nuestra política de cookies, la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta su uso.

OK