1 - ¿Qué es un Repetición de Minutos?

¿Qué es un Repetición de Minutos?
Patek Philippe 5216R

Una repetición es una complicación en un reloj mecánico que hace sonar las horas a petición mediante la activación de un pulsador o gatillo. Los distintos tipos de repetición permiten oír la hora con diversos grados de precisión; desde la sencilla repetición de cuartos que toca las horas y los cuartos, hasta el Repetición de Minutos que hace sonar incluso los minutos utilizando distintos timbres para las horas, los cuartos y los minutos.

Al surgir antes de generalizarse el uso de la electricidad, los relojes de Repetición de Minutos permitían saber la hora en la oscuridad y eran también muy útiles para personas con visión reducida. En la actualidad, los relojes de Repetición de Minutos cuentan con uno de los mecanismos de repetición más complejos y gozan de alta estima, tanto entre los coleccionistas como entre los entusiastas de la relojería, por ser considerados obras maestras de la ingeniería mecánica de precisión.

Escuche un Repetición de Minutos en tiempo real

Vea el film: Chiming on demand (Sonería a petición)

Los relojes de Repetición de Minutos emiten tres sonidos distintos; las horas se anuncian normalmente mediante un timbre grave, los cuartos de hora con una secuencia de dos timbres, y los minutos mediante un timbre agudo. Por ejemplo, si son las 02:49, el Repetición de Minutos tocará dos timbres graves que representan las 2 horas, 3 secuencias de timbres que representan los 45 minutos y 4 timbres agudos que representan los 4 minutos. 

La hora suena por los golpes de pequeños martillos en gongs de diferente entonación: muelles de acero curvados de forma circular por la parte interna de la circunferencia de la caja. Con sus piezas diminutas de intrincadas formas, como cremalleras, rastrillos y caracoles, levas y ruedas, la sonería de un Repetición de Minutos es uno de los tipos de complicación más complejos. 

Los Repeticiones de Minutos comparten una larga tradición con una gama de relojes conocidos como relojes de sonería, de los que son considerados unos de los más sofisticados.

Sus orígenes se remontan a finales del siglo XVII. Los primeros ejemplos de relojes de sonería fueron las repeticiones “mudas”, que tocaban las horas dentro de la caja produciendo un sonido sordo que solo podía detectarse si se tenía el reloj en la mano. Esto permitía a personas como los cortesanos (entre los que gozaban de gran popularidad) comprobar la hora con discreción en el reloj que guardaban en el bolsillo durante los aburridos comités y consejos reales, sin ofender al monarca.

Pasado un tiempo, se introdujo una campana sujeta al interior de la tapa posterior del reloj, para que el martillo la golpeara. Así nacieron los primeros relojes de sonería. Los relojes fueron evolucionando y se crearon piezas que no solamente tocaban las horas, sino también las repeticiones de cuartos, medios cuartos y cinco minutos.

Los primeros ejemplos de Repetición de Minutos aparecieron a mediados del siglo XVIII. A finales del siglo XVIII, A. L. Breguet diseñó un mecanismo que hacía sonar las horas, los cuartos y los minutos sustituyendo la campana por un juego de timbres de alambre enrrollado que ocupaban un espacio más reducido y emitían distintas notas. A finales del siglo XIX,  el mecanismo del Repetición de Minutos se perfeccionó tal y como lo conocemos ahora.

Para crear un mecanismo de repetición de minutos deben combinarse 100 componentes únicos, cada uno de ellos fabricado con tolerancias sumamente exactas. Integrar un mecanismo de repetición de minutos en un reloj de bolsillo requiere una destreza increíble, pero encajar uno dentro de un reloj de pulsera es mucho más complejo, ya que el tamaño relativamente pequeño de la caja obliga a reducir aún más las diminutas piezas.

Un relojero especializado necesitará de 200 a 300 horas de trabajo para ensamblar un reloj de Repetición de Minutos, lo que solo es posible después de décadas de experiencia hasta alcanzar un nivel de competencia relojera suficiente para llevar a cabo esta labor. La ejecución del proceso, en el que influyen una multitud de consideraciones mecánicas, requiere un alto rigor científico.

Sin embargo, en la etapa final (el análisis esmerado de la calidad del sonido) se demuestra que un reloj nunca suena exactamente igual que otro. Incluso siendo de la misma referencia y llevando la misma caja de metal, se apreciarán diferencias sutiles, como ocurre con nuestras huellas dactilares.

A principios de los años 1960, la tradición de fabricar Repeticiones de Minutos había desaparecido prácticamente. Sin embargo, Philippe Stern, anterior Presidente de Patek Philippe, decidió relanzar su producción en 1989 para marcar el 150 aniversario de la compañía e incluirlos nuevamente en su colección de relojes de pulsera.

El equipo de investigación y desarrollo de Patek Philippe acometió la intensa labor de desmontar relojes antiguos para analizar lo que se podía aprender del pasado. Esto ha propiciado un proceso de innovación que asegura el futuro de los Repeticiones de Minutos.

Durante ese periodo, el mismo Presidente se dedicaba a escuchar los timbres de varios relojes antiguos de Repetición de Minutos y se dio cuenta de que aunque el Repetición de Minutos representa el pináculo de la ciencia relojera, paradójicamente es también el más fácil de criticar. Manifestó: “Incluso si no sabes nada sobre relojes, puedes juzgar si el sonido es o no el mejor”.

Para perfeccionar el sonido de los relojes de Repetición de Minutos, se dedicaron años de investigación y desarrollo en colaboración con la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne - EPFL) y la Escuela de Ingeniería de Ginebra, durante los que se investigaron distintas aleaciones y se comprobaron meticulosamente las diversas proporciones de los elementos con el fin de encontrar el metal híbrido idóneo para optimizar la calidad del sonido de los timbres Patek Philippe.

Como empresa familiar, Patek Philippe continúa encabezando la producción de relojes de Repetición de Minutos. Todos nuestros relojes son comprobados personalmente por el Presidente antes de abandonar los talleres. Patek Philippe cuenta además con la colección más extensa en producción regular, lo que sitúa a la compañía como líder en la industria de relojes complicados. 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y asegurarnos de que le ofrecemos, mediante el análisis de sus hábitos de navegación tal como se describe en nuestra política de cookies, la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta su uso.

OK